Avena, el supercereal que todo lo puede

La avena se encuentra entre los cereales más saludables de la tierra. Descubre cómo incorporarla a tu dieta puede mejorar tu calidad de vida de una manera deliciosa.

327
COMPARTIDO
2.5k
VISTAS

La nutrición humana nunca ha estado bajo mayor escrutinio. Estudiamos todos y cada uno de los alimentos de nuestra cocina y son escasos los que se salvan de ser racionados, reducidos o directamente eliminados de nuestra dieta. Pocos sobreviven intactos, pero la avena, permanece en su pedestal de superalimento. Veamos por qué.

La avena es un alimento integral, uno de los cereales más antiguos que utiliza el ser humano, conocido científicamente comoAvena sativa. La composición de nutrientes de este vegetal está perfectamente equilibrada. Está cargada de importantes vitaminas, minerales y compuestos vegetales antioxidantes. Unos 80 gramos de este grano contienen 51 gramos de carbohidratos, 13 gramos de proteína, 5 gramos de grasa y 8 gramos de fibra, pero solo 303 calorías. Constituye así una fuente nutritiva excepcional, a la par que una fuente natural de energía saludable.

La composición de nutrientes de la avena está perfectamente equilibrada. Está cargada de importantes vitaminas, minerales y compuestos vegetales antioxidantes.

 

Además, la avena es rica en antioxidantes y unos compuestos vegetales beneficiosos llamados avenantramidas, que se encuentran casi exclusivamente en este cereal (su nombre ya da una pista), y que pueden ayudar a reducir los niveles de presión arterial al aumentar la producción de óxido nítrico. Esta molécula ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y favorece, por tanto,un mejor flujo sanguíneo

La avena contiene igualmente grandes cantidades de beta-glucano, un tipo de fibra soluble que, al combinarse con el agua, forma en el intestino una solución similar a un gel, y que conlleva unos cuantos beneficios para nuestro organismo. Además de favorecer una correcta gestión de los azúcares, al retrasar el tiempo que le toma a su estómago digerir los alimentos este componente puede aumentar la sensación de saciedad y contribuir una menor ingesta de alimentos. Podemos evitar así el temido picar entre horas.

El salvado de avena, la capa externa rica en fibra que recubre el grano, puede ayudar (como todos los alimentos ricos en fibra) a regular el tránsito intestinal y mantener una flora sana y fuerte. Por otra parte, este cereal está naturalmente libre de gluten. Maravillosa noticia, ¿no?

La forma más popular de desayunar avena es preparar las típicas gachas de avena, que podemos acompañar de cualquier tipo de fruta (plátano, bayas, cítricos…), frutos secos u otros aderezos (chocolate, canela, un toque de azúcar moreno…).

¿Y cómo podemos introducir la avena en nuestra dieta si aún no lo hemos hecho? Pues podemos elegir entre unas cuantas opciones. Los granos de avena, la forma del cereal más intacta y completa, tardan mucho en cocinarse, tanto en agua como en leche. Por esta razón, la mayoría de las personas prefieren la avena picada o triturada. La avena instantánea (rápida, el clásico instant oatmeal de los anglosajones) es la variedad más procesada. Si bien requiere menor tiempo para prepararse, la textura es más similar a una papilla y puede no gustar a todo el mundo.
Si prefieres no salirte de lo clásico, la forma más popular de desayunar avena es preparar las típicas gachas de avena (no confundir con las gachas españolas), que podemos acompañar de cualquier tipo de fruta (plátano, bayas, cítricos…), frutos secos u otros aderezos (chocolate, canela, un toque de azúcar moreno…). Si preferimos no encender el fuego, también se pueden mezclar los copos al natural, por ejemplo con yogur griego. Toda una delicia.
La preparación, si deseamos sacar el cazo, es sencilla. Tan solo hay que cocinar tres partes de avena con dos partes de líquido (que puede ser leche o cualquier bebida vegetal, además de agua), y esperar hasta obtener la consistencia deseada. ¡Ojo! No debemos descuidar el revolver de vez en cuando. No hay nada peor que comenzar el día con unas gachas quemadas.

La avena es un alimento que todos deberíamos considerar como base para nuestro desayuno. No solo por su gran valor nutritivo, sino también por su versatilidad y facilidad de consumo.

 

Si andamos muy cortos de tiempo, existen muchos productos preparados que contienen avena. Desde el típico muesli y la granola a diversos tipos de pan y barritas energéticas. Sin embargo, te recomendamos que compruebes los niveles de azúcar de estos alimentos. El contenido de avena no garantiza su idoneidad nutritiva.

En definitiva, la avena es un alimento que todos deberíamos considerar como base para nuestro desayuno. No solo por su gran valor nutritivo, sino también por su versatilidad y facilidad de preparación y consumo. Si todavía no lo has hecho, anímate a probarla y experimenta con lo que tengas por la cocina. Te aseguramos que no te defraudará.

 

Sergio G. Del Amo

Sergio G. Del Amo

Apasionado de la moda, el arte, la música y la escritura, este madrileño de corazón ama la creación sobre todas las cosas. Estudiante de Diseño de Moda y creativo visual, aspira a revolucionar el mundo de la moda masculina y la comunicación en su medio. Mientras tanto, también ejerce de director artístico, es voluntario TEDx y colabora con diversos medios online.

Otros artículos

Siguiente artículo

Entrevistas

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.